La Colección

Numismática

La Numismática se define como el estudio y colección de monedas y papel moneda emitido por una nación con sus respectivos diseños oficiales, junto con medallas e insignias que también son objeto de interés. A través de su estudio se puede entender con mejor detalle los intercambios comerciales y las economías de los pueblos, al igual que su historia política, geográfica, religiosa, artística y cultural.

Grabados en las monedas se encuentran fuentes de información importantes como son: ideas, figuras dominantes, e ideales presentes en los territorios o países. Éstos revelan el carácter, las costumbres y muchos momentos históricos importantes, y es por esto que se dice que las monedas constituyen eslabones que enlazan hasta los más primitivos capítulos de la historia.

En el estudio de la numismática, las monedas y billetes dejan de ser meras herramientas comerciales, y se convierten en fuentes de conocimiento cuyo contenido debe ser conservado, investigado, documentado y difundido.

Para mejor estudiar las muestra de la colección numismática en éste museo, se ha dividido la historia en las siguientes épocas, originalmente clasificadas por Don Mario Gutiérrez Minera:

  • Época Precolombina
  • Época Colonial
  • El Gobierno Provisional
  • La Formación del Estado de Honduras
  • La República : Los Reales y El Peso
  • Emisiones Privadas
  • La Reforma Monetaria : El Lempira y el Banco Central de Honduras
ÉPOCA PRECOLOMBINA

Antes del descubrimiento de América por Cristóbal Colón, la región Centroamericana y específicamente el territorio comprendido entre el sur de México, Guatemala y El Salvador hasta el centro de Honduras era habitado en esos momentos por una población indígena cuyo pasado había tenido sus momentos de gloria hacía ya bastante tiempo.

Ésta civilización usaba el trueque como sistema de intercambio comercial y entre los artículos más usados para estas operaciones estaban la semilla de cacao, la obsidiana, el jade, conchas marinas y plumas de quetzal.

ÉPOCA COLONIAL

Después del descubrimiento de América tras las expediciones de Cristóbal Colón, en 1492, comenzó la conquista del territorio americano y su explotación comercial.

En un principio los españoles traían monedas de España y estas eran usadas para transacciones entre ellos mismos.

En mayo de 1535 se autoriza la instalación de una Casa de Moneda en la Ciudad de México, y en abril de 1536 ésta comienza a acuñar monedas. Entre las comunidades indígenas, sin embargo, se siguió usando la semilla de cacao principalmente para las transacciones.

En el año de 1578 se descubrieron importantes minas de plata en Tegucigalpa, Provincia de Honduras; esto generó un gran interés por la riqueza de ésta zona. La necesidad de moneda era evidente y la escasez de ellas dio lugar a que se laminara la plata y se cortara en pequeñas hojas para cubrir los gastos propios de la actividad minera y el pago mismo de los jornaleros. Pero pronto se comenzaron a producir las falsificaciones de estas láminas, poniendo plata con menos ley y en algunos casos llegando hasta a hacerlas de plomo.

Todo esto da como resultado que la explotación de las minas de Tegucigalpa no fuera satisfactoria con respecto a su riqueza. Es por esto que se instala la Casa de Moneda en la Ciudad de Guatemala, la Capitanía General de las Provincias, para intentar solventar ésta situación; en el año de 1733 se acuña la primera moneda. Sin embargo, esto todavía no solventaba la problemática de la minería en Tegucigalpa – ya que el mineral se sustraía de la mina y se enviaba a Guatemala para su acuñación, este proceso sin embargo, tardaba entre tres y cuatro meses, dificultando el funcionamiento diario de la industria.

Entre las maravillosas piezas de ésta colección, se encuentra una acuñada en 1808 por la ciudad Trujillo. Esta era de plata con una denominación de 2 Reales, y es la primera moneda orbicular que se acuña en el país, sus motivos conmemoran la coronación de Fernando VII de España.

GOBIERNO PROVISIONAL

El 15 de septiembre de 1821 se proclama la independencia de Centroamérica de España, y Honduras queda anexada al Imperio de México proclamandose dicha anexión el 5 de enero de 1822 y terminándose en enero de 1824, cuando Honduras declara la independencia absoluta de cualquier otro estado y se adhiere al modelo federal de las Provincias Unidas del Centro de América, compuesta por: Guatemala, El Salvador, Honduras, Nicaragua y Costa Rica.

Se le llama gobierno provisional a ésta época porque se convoca a las cinco provincias de la antigua Capitanía General de Guatemala con el fin de que se formara una Asamblea Constituyente para redactar la constitución de los cinco estados.

Durante todo este tiempo hubo en Honduras grandes dificultades con la moneda, éstas no dejaban que floreciera la actividad minera y fue así como comenzó un movimiento para permitir la acuñación en Honduras. Se tiene conocimiento que en 1823 se emitieron monedas de 1 (uno) y 2 (dos) Reales en Comayagua, con el busto de Iturbide al anverso y al reverso el águila mexicana sobre un cactus. Pero no fue hasta el año siguiente que se autorizó la acuñación en Tegucigalpa, y La Casa de Moneda fue establecida el 2 de agosto de 1831.

En el año de 1838 se declara la ruptura de la Federación y se declara que los cinco estados que la componían eran ahora cuerpos políticos soberanos, libres e independientes.

FORMACIÓN DEL ESTADO DE HONDURAS

EL REAL

Estas monedas en denominación de ⅛, de real, ¼ de real, ½ real, 1 real, 2 reales, 4 reales y 8 reales fueron acuñadas en Honduras hasta el año 1861 y tienen en el anverso 5 volcanes representando los 5 estados de la Federación, y un sol radiante iluminándolos. En el reverso tienen un árbol, representando la libertad, su denominación, y la leyenda: LIBRE CREZCA FECUNDO.

Cabe destacar que las casas de amonedar en Honduras fueron alquiladas en muchos casos a particulares sin que el Estado tuviera algún control sobre las emisiones; esto prácticamente abría el paso a abundantes falsificaciones.

EL PESO

Todos los inconvenientes que se habían presentado con la moneda en Honduras, reflejaban adicionalmente un perjuicio al normal desenvolvimiento del comercio y de la actividad minera, una de las principales actividades económicas del país en ese tiempo. Es así que se emite el Decreto #46 del 3 de abril de 1879, donde se cambia la unidad monetaria de Real al Peso.

Anteriormente, 16 Reales representaban 1 Escudo, ahora, 100 centavos equivaldrían a 1 peso.

Sin embargo, los problemas monetarios del país no se solucionaban con ese decreto. El mayor obstáculo ahora se debía a los variantes precios de los metales con los que se acuñaban las monedas – pues muchas veces el valor de los metales era mayor que la denominación de la moneda, y ocurría que las monedas se fugaban a otros países, dejando a Honduras con un gran déficit monetario.

Es así, y viendo la solución adoptada por muchos otros países, que se comienza a emitir el papel moneda respaldado por oro y plata.

EMISIONES PRIVADAS

La carencia de monedas se hace ver principalmente debido a la gran cantidad de emisiones privadas que circularon por mucho tiempo en Honduras. Las grandes compañías emitían sus propias monedas para pagar sueldos y con estas monedas se podía adquirir artículos de consumo- incluyendo hasta medicinas.

FUNDACIÓN DEL BANCO ATLÁNTIDA

A finales de los 1800’s y principios de los 1900s llegaron a la Ciudad de La Ceiba varios grupos de inmigrantes, entre ellos grupos de orígen europeo. Incluidos en este grupo, los hermanos Vaccaro quienes establecieron la compañía Vaccaro Bros & Company, la cual se dedicó al cultivo y comercio del banano con los Estados Unidos. Los volúmenes del negocio llegaron incrementaron a tal grado que necesitaron un banco local con un corresponsal extranjero que facilitara las transacciones comerciales; es asi como se disponen a invertir en la fundación de un banco y nombran a Ricardo Sussman su apoderado legal.

El Poder Ejecutivo, mediante el acuerdo #14 de marzo de 1912, otorga la concesión bancaria a don Ricardo Sussman. Vecino de la ciudad de Nuevo Orleans a fundar un banco en la Ciudad de La Ceiba, al que posteriormente denominaron “Banco Atlántida” en referencia al departamento donde se encuentra ubicada esta ciudad.

El Decreto Legislativo #63 del 9 de abril de 1912 aprueba la concesión otorgada por el Poder Ejecutivo para la creación del Banco y entre otras funciones también le otorga la de emitir billetes al portador.

El Banco Atlántida abre sus puertas al público el 10 de febrero de 1913 y ese mismo año pone en circulación sus billetes.

El capital inicial fue de $500.000 dólares americanos (cinco mil acciones de $100 cada una). Este capital estaba compuesto por más del 90% con aportación de la Vaccaro Bros & Company, y las aportaciones restantes contribuidas por varias personas extranjeras y nacionales; cabe destacar que al día de hoy más del 90% de la tenencia de acciones del Banco y prácticamente el 100% de sus ejecutivos, directores y empleados son hondureños.

LA REFORMA MONETARIA

EL LEMPIRA

El Decreto Legislativo #102 del 6 de abril de 1926 crea y denomina al Lempira como única moneda nacional de Honduras. Existió gran debate en el Legislativo y en el país con respecto al nombre de la unidad monetaria, algunos proponentes sugerían que la moneda se denominara Morazán, y otros Lempira – ganando esta última por mayoría en el Congreso.

BANCO CENTRAL DE HONDURAS

Sin embargo, y después de todas estas reformas, no existía dominio gubernamental sobre la emisión de la moneda. Fue entonces, que en 1943 el Gobierno de Honduras vio la necesidad de crear un control sobre la política monetaria del país y formalizar la emisión y circulación de la moneda nacional.

Fue hasta ésta época moderna que el Estado creó leyes para controlar la moneda y la política monetaria y en 1950, mediante el Decreto #53 del 3 de febrero de 1950, se crea el Banco Central de Honduras como ente autónomo y privilegiado, y se dispone que sea éste el único emisor de billetes y monedas.

Poco después, el Banco Central retiró de circulación las monedas extranjeras que se canjearon por monedas nacionales.

Es desde ese entonces, que el sistema monetario de Honduras esta regulado por ésta institución.